Consejos para purgar los radiadores

Con la llegada del frío es habitual que al encender el sistema de calefacción, los primeros días notemos que no todos los radiadores de la casa calientan del mismo modo, alguno de ellos puede haber reducido su emisión de calor. Por estas fechas, es adecuado tener en cuenta una serie de pautas necesarias para preparar la instalación de calefacción de cara a los meses de invierno que se avecinan. Los radiadores son un elemento básico del sistema de calefacción, tras muchos meses sin uso, conviene ponerlos a punto ante la llegada del frío. Como expertos en el mantenimiento de calderas en Madrid, sabemos que la puesta a punto de la instalación de calefacción es fundamental para conseguir un mejor rendimiento del mismo y un consumo energético normalizado.

En cuanto a los radiadores, además de que no todos irradien calor con la misma intensidad, también es frecuente que alguno de ello pueda emitir ruidos extraños. No es una situación alarmante, pero conviene solventarla, estas cuestiones suelen producirse ante la presencia de aire en el circuito de calefacción. Evidentemente, este factor, de no solucionarlo, puede acarrear un incremento extra en las facturas energéticas. Cada año, con la llegada del frío, es necesario realizar una tarea fundamental para optimizar el servicio de calefacción: purgar los radiadores.

En cualquier caso, la purga de estos elementos no representa una gran dificultad, sólo habrá que abrir la espita de la parte superior de los radiadores. Con este sencillo paso el aire acumulado en el circuito saldrá al exterior. Conviene tener en cuenta que los radiadores están llenos de agua, por lo que será recomendable colocar algún recipiente bajo los mismos durante el proceso de purga, de este modo recogeremos toda el agua que pueda caer de los radiadores.

En Eco Gas ingeniería, desde nuestro servicio de mantenimiento de Calderas en Madrid, hemos podido comprobar que este sencillo paso es esencial para conseguir un mayor rendimiento en el servicio de calefacción. En cualquier caso, tras la purga de los radiadores es frecuente que la presión de la calderas disminuya, en estos casos será necesario proceder a cargar el sistema de agua hasta que la caldera alcance el número de bares establecidos por el fabricante, generalmente esta cifra suele situarse en 1,5 bares.

Si te gustó, compartelo!!!